Por: Gabriela Sotomayor

 

Ginebra, 5 de marzo.- El Alto Comisionado de Naciones Unidas para Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, expresó su preocupación por la violencia “generalizada” que impera en México, siendo esta la tercera vez que expertos del organismo utilizan este término para referirse a la grave​ situación que se vive en el país.

“He expresado en repetidas ocasiones mi preocupación respecto a la violencia generalizada en partes de América Central y en México, y los vínculos con el crimen organizado, las fuerzas de seguridad y las autoridades locales y centrales”, dijo Zeid al presentar su informe al Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

“La desaparición de 43 estudiantes en Iguala está lejos de ser un caso aislado, pero desafía a las autoridades a que tomen acciones decisivas para acabar con la impunidad y evitar estos crímenes en el futuro”, señaló.

La tragedia de Ayotzinapa ha sido la punta del iceberg que ha puesto de manifiesto la crisis de derechos humanos e impunidad por la que atraviesa el país, la cual ha causado condenas en todo el mundo y ha puesto en la mira a sus gobernantes, militares y a los guardianes del órden.

Zeid reconoció que el país es “un cruel ejemplo de cómo la violencia criminal puede amenazar avances democráticos logrados con esfuerzo”.

En lo que va del año, esta es la tercera vez que el término “generalizado” es mencionado por el sistema de Naciones Unidas.

Fue el Comité de ONU contra Desapariciones Forzadas el que luego de examinar a México concluyó que “la información recibida por el Comité ilustra un contexto de desapariciones generalizadas en gran parte del territorio del Estado parte, muchas de las cuales podrían calificarse como desapariciones forzadas”.

Tiempo después, el Relator de ONU sobre Tortura Juan Méndez señaló en su informe sobre su visita a México que “la tortura es generalizada en México. Ocurre especialmente desde la detención y hasta la puesta a disposición de la justicia, y con fines de castigo e investigación”.

Zeid habló sobre México en el apartado de su discurso en el que destaca situaciones preocupantes de derechos humanos en ciertos países como Ucrania, República Centroafricana, Sri Lanka, Corea del Norte, República Democrática del Congo, Sudán y Sudán del Sur.

Otros países que fueron mencionados por Zeid fueron Venezuela, Rusia y Arabia Saudita, con respecto a la reducción de su espacio democrático y el deterioro de la situación de derechos humanos.

Al iniciar el diálogo interactivo sobre el informe presentado por Zeid, varios de los países mencionados tomaron la palabra para expresar sus puntos de vista sobre las consideraciones del Alto Comisionado e incluso algunos como el gobierno de Caracas mostraron abiertamente su total desacuerdo.

Sin embargo, México prefirió el silencio y no tomó la palabra, haciendo eco quizá de aquel refrán muy utilizado en ese país el cual afirma que “el que calla, otorga”.