ACNUDH urgió a Nicaragua a reconocer la magnitud de la crisis y poner fin a la violencia

por | 05-07-2018

Aunque agradeció la invitación de Nicaragua a su equipo a visitar el país, el alto comisionado de la ONU para los derechos humanos exhortó a las autoridades a cumplir con sus obligaciones internacionales.

A través de un comunicado difundido en Ginebra, el alto comisionado de la ONU para los derechos humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, instó hoy a las autoridades de Nicaragua a “evitar mayor pérdida de vidas, hacer frente a la impunidad y garantizar la justicia a las víctimas” en el marco de las protestas que empezaron en el país el 18 de abril.

“La violencia y la represión observadas en Nicaragua son el producto de la erosión sistemática de los derechos humanos a lo largo de los años y ponen en evidencia la fragilidad general de las instituciones y del Estado de Derecho”, señaló el alto comisionado, y pidió al Gobierno “desmantelar a los elementos armados progubernamentales, quienes de forma creciente han sido responsables de la represión y los ataques”.

Según cifras citadas en el comunicado, desde que empezaron las protestas han sido asesinadas más de 260 personas, incluyendo a 12 agentes de policía. Adicionalmente, “más de 700 personas habrían sido detenidas arbitrariamente, y algunas de ellas presuntamente sometidas a malos tratos”.

La declaración del alto comisionado se produce dos días después de que miembros de su equipo de trabajo concluyeran una visita oficial a Nicaragua, que empezó el pasado 26 de junio por invitación del Estado, luego de reiteradas solicitudes por parte de su despacho.

“Aunque agradezco al Gobierno la invitación extendida a la Oficina de Derechos Humanos de la ONU a venir al país, dijo Zeid, en estos momentos urjo a las autoridades a tomar medidas reales para reconocer la gravedad de la situación y cumplir con sus obligaciones internacionales”.

El oficial de más alto rango de la ONU en materia de derechos humanos recalcó que el Estado debe garantizar la libertad de expresión, reunión y asociación, así como el derecho de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación. Para ello, exhortó a las autoridades a poner en marcha investigaciones efectivas, independientes e imparciales con el fin de “establecer la verdad y asegurar la rendición de cuentas por las violaciones y abusos cometidos”.

Finalmente, Zeid, quien se reunió el pasado 29 de junio en Ginebra con defensores de derechos humanos de Nicaragua, recordó que “es de vital importancia” conservar las pruebas de los hechos, incluida la documentación médica y legal.

“El trabajo del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos contribuirá al establecimiento de los hechos y a la lucha contra la impunidad “, concluyó el funcionario de la ONU, antes de indicar que su equipo trabajará conjuntamente con el de la CIDH.