Por: Carmen Lucía Castaño

 

Ginebra, 12 de mayo.- Durante la presentación del Examen Periódico Universal (EPU) por parte de Estados Unidos, tres temas fueron el eje de las intervenciones de los diecisiete Estados latinoamericanos que tomaron la palabra: los inmigrantes, la ratificación de instrumentos internacionales de protección de derechos humanos y la abolición de la pena de muerte.

A propósito de la situación de los inmigrantes, México pidió que se investigue la participación de agentes de la patrulla de aduana y fronteras en los casos de uso excesivo de la fuerza y de muertes de inmigrantes, con el fin de sancionar a los responsables e indemnizar a las víctimas o a sus familiares.

Por su parte, Guatemala destacó las medidas ejecutivas en la materia emprendidas por Barak Obama, tales como el aplazamiento de las expulsiones y el otorgamiento de permisos de trabajo a inmigrantes que ingresaron siendo niños a territorio norteamericano. Sobre el mismo asunto, Bolivia recomendó “revisar la normativa para asegurar la protección contra la explotación y el trabajo forzoso de trabajadores migrantes”.

Por otra parte, América Latina recomendó a Estados Unidos, de manera casi unánime, la ratificación de diferentes instrumentos internacionales de protección de los derechos humanos. Es el caso, por ejemplo, de la Convención Internacional sobre Derechos del Niño, la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer o el Estatuto de Roma.

Sobre la abolición de la pena de muerte se pronunciaron todos los Estados latinoamericanos que intervinieron con excepción de Cuba, Honduras y Venezuela. Argentina, por ejemplo, dijo que “el sistema de justicia del país relativo a la pena capital se caracteriza por la arbitrariedad, la discriminación y la dureza de las condiciones de los condenados”, por lo cual recomendó declarar la moratoria en la aplicación de la pena con miras a su abolición definitiva. En el mismo sentido, solicitó la condonación de la pena de muerte al ciudadano argentino Víctor Saldaño, en el corredor de la muerte desde 1996.

Países latinoamericanos que intervinieron durante el EPU de Estados Unidos: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela.

Otros de los temas destacados en las intervenciones de los países latinoamericanos fueron el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía norteamericana en contra de manifestantes, la impunidad en los casos de tortura perpetrados por agentes estadounidenses en terceros países y la violación de la privacidad cometida en el marco de operaciones de vigilancia. Al respecto, Brasil recordó que “toda interferencia en el derecho a la privacidad debe acatar los principios de legalidad, proporcionalidad y necesidad, independientemente de la nacionalidad y la ubicación de los individuos vigilados”.

Venezuela recomendó a Estados Unidos extraditar a Luis Posada Carriles y a “otros terroristas solicitados por Venezuela”. Entre las diez recomendaciones que formuló esta nación suramericana se destacó también el cierre de Guantánamo, lugar de detención al que también hizo referencia Paraguay. Este país valorizó la invitación que extendió Washington al relator de la ONU sobre la tortura, Juan Méndez, a visitar la prisión ubicada en territorio cubano. “Esperamos que las condiciones fijadas por el Gobierno permitan al Relator hacer su trabajo”, concluyó Paraguay.

Ecuador celebró, por su parte, “las decisiones recientes dirigidas a terminar con el bloqueo económico contra la República de Cuba, que interpretamos como un paso significativo en el reconocimiento a la autodeterminación de los pueblos y su derecho al desarrollo”.

Estados Unidos hará pública este viernes 15 de mayo su decisión de acoger, rechazar o llevarse a estudio las recomendaciones formuladas por los países que participaron en su segunda comparecencia ante el EPU, mecanismo del Consejo de Derechos Humanos que busca evaluar la situación en la materia de los 193 países miembros del organismo multilateral, y que celebra actualmente su vigésima segunda sesión en Ginebra, Suiza, sede europea de la ONU.