Por: Gabriela Sotomayor

 

Ginebra 29 Junio (Panorama).- Estados Unidos confrontó a Venezuela durante una sesión del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en la que la Comisión de Investigación sobre la ofensiva israelí en Gaza señaló que tanto el ejército de Israel como grupos armados palestinos pudieron haber cometido crímenes de guerra.

El Ministro Consejero de la misión de Venezuela, Félix Peña Ramos, al intervenir en el debate sobre el informe, dijo que “las fuerzas armadas israelíes, ignorando el derecho internacional, nuevamente actuaron como una organización terrorista al disponer de manera deliberada como blanco de sus ataques a población civil, con la intención de asesinarlos”.

“El Estado venezolano demanda que se determine la responsabilidad penal de quienes han promovido y ejecutado esta agresión genocida” instó Peña Ramos en referencia a los 1563 civiles que murieron en la ofensiva incluyendo 538 niños.

En ese momento el asesor legal de la misión de Estados Unidos, David Sullivan, interrumpió al diplomático venezolano y pidió una moción de orden. Dijo que los países que intervienen en el debate deberían respetar el código de conducta del Consejo y no hacer uso de calificativos o de términos inapropiados.

El estadounidense aclaró que estaba “objetando las palabras de Venezuela”, pero Peña Ramos descartó continuar con la discusión y se concentró en terminar su discurso.

El informe de la Comisión presentado por su presidenta, la jurista estadounidense Mary McGowan Davis, denuncia que Israel y los grupos militantes palestinos cometieron graves abusos de la ley internacional humanitaria durante el conflicto de 2014 en Gaza que podrían ser equivalentes a crímenes de guerra.

Los ataques aéreos y bombardeos israelíes golpearon al densamente poblado territorio palestino controlado por el movimiento islamista Hamas, provocando la destrucción generalizada de viviendas y escuelas.

Por su parte, los militantes en Gaza lanzaron miles de cohetes y bombas de mortero contra Israel.

En general la participación de los países de América Latina en el diálogo interactivo con la Comisión de Investigación sobre la situación en Gaza fue limitada ya que solamente tomaron la palabra Bolivia, Venezuela, Cuba, Chile, Brasil y México.

Cuba “condenó enérgicamente la escalada y la desproporción en la agresión militar israelí contra la Franja de Gaza”. Asimismo, reivindicó la necesidad de una solución justa, pacífica y duradera al conflicto israelí-palestino y al conflicto árabe-israelí.

“Lo que no resulta posible si se niega la justicia a las víctimas de graves violaciones de derechos humanos y se perpetúa la impunidad”, afirmó la embajadora Anayansi Rodríguez.

Por su parte, México reiteró su condena “por el lanzamiento de cohetes desde Gaza dirigidos contra la población civil de Israel, así como por el uso excesivo y desproporcionado de la fuerza contra la población civil de la Franja de Gaza’’.

El embajador alterno de México, Raúl Heredia Acosta, señaló que tal como lo concluye el informe de la Comisión, “es fundamental lograr la plena rendición de cuentas por las violaciones y abusos a los derechos humanos y violaciones al derecho internacional humanitario cometidas por ambas partes en el conflicto”.

Finalmente, México reafirmó su llamado “a atender los factores que han dado origen a este conflicto, así como poner fin al bloqueo al que está sometido la población de la Franja de Gaza, el cual es insostenible y afecta profundamente el disfrute de los derechos humanos de toda la población”.