Expertos de la ONU cifran en 148 los muertos por la violencia en las protestas en Nicaragua

por | 14-06-2018

Ocho expertos de la ONU exhortaron hoy a Nicaragua a poner fin a la violencia que ha dejado como saldo 148 muertos y miles de heridos tras dos meses de protestas, y reiteraron su solicitud para visitar al país.

En un comunicado conjunto, ocho expertos de la ONU hicieron hoy un llamado al “cese inmediato de la violencia y la represión en Nicaragua”, que ha dejado al menos 148 muertos y 1337 heridos en 56 días consecutivos de protestas.

En el documento difundido hoy en Ginebra, los expertos en derechos humanos se manifestaron “profundamente consternados al ver que la represión y el uso de fuerza excesiva e indiscriminada por parte de las fuerzas de seguridad del Estado, incluida la policía antimotines y las grupos armados progubernamentales, no se ha frenado”.

Por segunda vez desde el inicio de las protestas, los relatores especiales sobre los derechos a la libertad de reunión pacífica y de asociación, Clément Nyaletsossi Voulé; la promoción del derecho a la libertad de opinión y expresión, David Kaye; ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, Agnes Callamard, y la situación de los defensores de derechos humanos, Michel Forst, condenaron las violaciones de derechos humanos cometidas en el marco de las protestas en contra del Gobierno de Nicaragua y exhortaron al Estado a llevar a cabo investigaciones “prontas, imparciales y efectivas”, en cumplimiento de sus obligaciones internacionales. 

A estos expertos se sumaron los relatores especiales sobre el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental, Dainius Pῡras; sobre la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición, Fabián Salvioli; sobre el derecho a la educación, Koumbou Boly Barry, y la experta independiente sobre el disfrute de todos los derechos humanos por las personas de edad, Rosa Kornfeld-Matte.

Lo que comenzó el pasado 18 de abril como una serie de protestas en contra de unas reformas al sistema de pensiones decretadas por el Ejecutivo se ha convertido en un reclamo de miles de nicaragüenses por el cese a la violencia e incluso por la renuncia del presidente, Daniel Ortega.

Aunque el proceso de diálogo nacional instaurado entre sectores de la población civil y el Gobierno, con la mediación de la Iglesia Católica, está suspendido desde hace dos semanas, los expertos de la ONU insistieron en que la solución a la crisis que atraviesa el país empieza por “un diálogo político genuino”.

Al respecto, la Conferencia Episcopal de Nicaragua había anunciado que se reanudará el diálogo con el Gobierno mañana viernes para discutir una propuesta presentada por los obispos hace una semana.

Por otra parte, los expertos condenaron “los actos de violencia, represión y acoso” en contra de defensores, estudiantes, periodistas, sacerdotes y manifestantes involucrados en las marchas pacíficas y destacaron el deber del Estado de protegerlos y garantizar que puedan desempeñar su labor en toda seguridad.

De igual forma, instaron al Gobierno “a cumplir con todas las recomendaciones emitidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) tras su visita al país entre el 17 y 21 del pasado mayo”, y lo alentaron a cooperar con el mecanismo de seguimiento encargado de verificar la implementación de las recomendaciones, así como con el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) que investigará los recientes actos de violencia en el país.

Los expertos concluyeron el comunicado reiterando la solicitud de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos para hacer una visita oficial al país con el fin de evaluar la situación. Dicha propuesta, formulada el pasado 7 de mayo, permanece hasta la fecha sin respuesta del Estado.