La ONU calificó el sistema de detención migratoria en Estados Unidos de punitivo e innecesario

por | 15-09-2017

El Grupo de Trabajo de la ONU sobre la detención arbitraria recomendó a Estados Unidos “reducir el número de individuos sujetos a detención obligatoria”, que actualmente excede los 350 000 al año.

Traducción*: Michelle Langrand

El pasado 12 de septiembre, el Grupo de Trabajo sobre la detención arbitraria presentó al Consejo de Derechos Humanos en Ginebra el informe de la visita que hizo a Estados Unidos por invitación del Gobierno norteamericano. El Grupo de Trabajo, compuesto por cinco expertos independientes que investigan la privación arbitraria de libertad, expresó gran inquietud por la detención en contextos de inmigración, justicia penal, reclusión por motivos de salud y la situación en la Bahía de Guantánamo.

En su declaración, el presidente-relator del Grupo, José Guevara, describió el sistema estadunidense actual de detención de migrantes y de solicitantes de asilo como “ampliamente punitivo, excesivamente largo, innecesario, costoso y [que no busca] alternativas comunitarias.”

De acuerdo con el informe, más de 350 000 personas son detenidas cada año en Estados Unidos, en espera de los resultados de los procesos de inmigración, lo cual llega a costar dos mil millones de dólares al año. La criminalización de su llegada al país impide que puedan gozar del derecho a pedir asilo, por lo que el Grupo de Trabajo recomienda que el Estado “ponga fin a la detención obligatoria de inmigrantes y de solicitantes de asilo debido a su estatus irregular (…)”.

El Grupo de Trabajo condenó las cuotas de cupos, o “bed quotas”, para la detención migratoria, argumentando que estas conducen a una “detención excesiva e innecesaria de inmigrantes y solicitantes de asilo”. El informe señaló que, entre 2006 y 2010, el Congreso solicitó que el Departamento de Seguridad Nacional proporcionara al menos 8000 camas para las instalaciones de inmigración, un número que aumentó a 34 000 en 2014.

La subcontratación de empresas privadas también se observó como uno de los elementos que ha facilitado la expansión considerable de la detención migratoria. El Grupo de Trabajo recordó en su informe que “la detención migratoria debería ser la excepción y no la regla”. De acuerdo con sus conclusiones, este no parece ser el caso en Estados Unidos.

El informe identificó tres áreas más de preocupación en relación con la privación de libertad en el contexto de inmigración: la necesidad de llevar a cabo evaluaciones individualizadas, la dificultad de acceder a representación legal y la detención de niños migrantes no acompañados.

Aunque Estados Unidos invitó al grupo de expertos a ir al país, su representación diplomática respondió al presidente-relator que: “Estados Unidos no está obligado a actuar de acuerdo con las recomendaciones, las cuales representan apenas una diferencia en preferencias de políticas”. El representante de Estados Unidos insistió en que la Constitución Nacional y la Declaración de Derechos concuerdan con las leyes internacionales y “proporcionan garantías de procedimiento y respeto de los derechos individuales”.

José Guevara sencillamente respondió que el Grupo de Trabajo formula recomendaciones relacionadas con la inmigración, conforme al derecho internacional y de derechos humanos.

El presidente-relator señaló otros temas de preocupación, tales como la aplicación de la caracterización racial, las condenas desproporcionadas, el exceso de detenciones preventivas y la encarcelación de personas con discapacidades psicosociales.

En cuanto a la Bahía de Guantánamo, el Grupo de Trabajo exhortó al Estado a cerrar el centro de detención sin más demora, y a permitir la transferencia de los detenidos al territorio continental estadounidense para llevar a cabo los procesos y juicios. El Grupo de Trabajo también solicitó una visita de seguimiento al centro de detención.

El informe proporcionó principalmente recomendaciones relacionadas con la detención migratoria y aquella que tiene lugar en el marco del sistema judicial penal, e hizo menos énfasis en las detenciones por motivos de salud y la Bahía de Guantánamo. Se espera que, después de la visita de seguimiento, el Grupo formule conclusiones y recomendaciones más precisas en cuanto a esto último.

*Original version available here.