Por: Carmen Lucía Castaño

 

Ginebra, 15 de diciembre.- Así lo manifestó el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (ACNUDH), Zeid Ra’ad Al Hussein, en el marco de un panel de discusión sobre la migración que tuvo lugar hoy en Ginebra. Zeid rechazó el calificativo “ilegal” para referirse a una persona sin documentos “porque este término estimula la estigmatización e incluso la criminalización de migrantes que no han hecho nada más que entrar a un país sin autorización”.

Durante su intervención, el Alto Comisionado condenó el violento lenguaje usado recientemente para hacer referencia a los fenómenos migratorios: “diversas figuras políticas han comparado a los refugiados sirios con ‘perros rabiosos’, llamado ‘violadores’ a los migrantes mexicanos, hecho referencia a la ‘plaga’ de migrantes y sugerido prohibir la entrada de los musulmanes a sus países”, dijo en clara alusión a las palabras del precandidato presidencial norteamericano Donald Trump.

“En mi opinión, este tipo de declaraciones se acercan peligrosamente a la incitación al odio, acción prohibida por el derecho internacional”, declaró Zeid, quien explicó además que la retórica antimigración tiene el agravante de no poder ser sancionada toda vez que la legislación contra el racismo se basa en la idea de la pertenencia étnica y “los migrantes no son una raza: son simplemente extranjeros”.

El Alto Comisionado precisó que este fenómeno no es exclusivo de Estados Unidos, Europa Occidental y Australia, pues tiene manifestaciones en todos los continentes. “En América Latina, los migrantes en tránsito son sometidos a horrendas violaciones de los derechos humanos por bandas criminales”, recordó.

Para hacer frente a esa “narrativa peligrosa y perversa”, el ACNUDH llamó a un “esfuerzo colectivo de gobiernos, autoridades locales, sociedad civil, medios de comunicación y los migrantes mismos a contar la historia tal como es en realidad”, con el fin de basar el diseño de políticas migratorias “en hechos más que en mitos, prejuicios y creencias infundadas”.

Citando una investigación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Zeid aseguró que son mayores los aportes de los migrantes al erario a través de sus impuestos que los beneficios que obtienen de él y que no hay evidencia de que éstos sean más propensos a la criminalidad que cualquier otro grupo humano.

Con respecto a la creencia arraigada de que los migrantes “roban los puestos de trabajo” de la población local, Zeid dijo que “ignora los datos que muestran que su fuerza de trabajo estimula la economía local”.

En el panel, que tuvo lugar en el Palacio de las Naciones, sede europea de las Naciones Unidas, participaron además delegados de los Estados miembros del organismo internacional, del Alto Comisionado para los Refugiados, trabajadores migratorios, solicitantes de asilo y refugiados de diferentes países.

La Organización de las Naciones Unidas celebrará el Día Internacional de los Migrantes este viernes 18 de diciembre.