Por: Gabriela Sotomayor

 

Ginebra, 8 Nov (Panorama Diplomático).- El Comité de Naciones Unidas sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW por siglas en inglés) demandó al gobierno de Venezuela mayor acceso efectivo a la justicia para todas las mujeres víctimas de actos violentos “en todo el territorio del Estado parte“.

El CEDAW, al concluir sus trabajos con respecto a la evaluación de Venezuela sobre el cumplimiento de la Convención contra todas formas de discriminación contra la Mujer, observó que en el país existe “violencia generalizada contra la mujer” e impunidad contra sus perpetradores.

“Preocupa profundamente que la violencia contra las mujeres y las niñas es generalizada y en aumento”, señaló el CEDAW en sus conclusiones finales sobre el informe presentado por Venezuela. Además subrayó la falta de acceso efectivo a la justicia para todas las mujeres víctimas de la violencia, “debido a la insuficiencia de las estructuras y el funcionamiento inadecuado del sistema de justicia”.

“En particular teniendo en cuenta el bajo número de casos procesados, y el hecho de que los tribunales especializados se han establecido en sólo 16 estados”, subrayó.

CEDAW recomendó al gobierno de Caracas adoptar los reglamentos y protocolos necesarios, y reconsiderar la definición de feminicidio en la reforma de la Ley para asegurarse de que sean acordes con las normas internacionales. Asimismo le urgió a adoptar un Plan de Acción Nacional sobre la Violencia contra la Mujer e incluir medidas específicas para hacer frente a todas las formas de violencia, incluyendo la violencia emergente que las mujeres experimentan en internet. 

Este  Plan, consideró el CEDAW, también debe prever una coordinación nacional de la violencia y el mecanismo de seguimiento, indicadores específicos y un calendario claro, así como las asignaciones presupuestarias suficientes.

Le llamó a  establecer un sistema regular para la recolección de datos estadísticos sobre la violencia contra las mujeres, desglosados por tipo de violencia y la relación entre los autores y las víctimas, así como “registrar el número de denuncias, enjuiciamientos, condenas y sentencias impuestas a los autores y las reparaciones concedidas a las víctimas”.

Además el comité de la ONU le urgió a garantizar el acceso efectivo de las mujeres a la justicia “en todo el Estado Parte, incluyendo a las refugiadas y migrantes mujeres, mediante el establecimiento de tribunales especializados en violencia contra la mujer en todos los estados, incluso en las zonas rurales y las zonas de frontera”.

De igual forma le instó a fortalecer los mecanismos de denuncia, el fortalecimiento legal, los programas de ayuda, perseguir y castigar adecuadamente a los autores de la violencia contra las mujeres y compensar a las víctimas.

Por otra parte, el Comité recomendó a Caracas crear un entorno propicio para la participación de las mujeres, “en particular, las defensoras de derechos humanos en la vida pública”. CEDAW “insta al Estado Parte a que garantice su derecho a participar en las manifestaciones, así como su derecho a expresar sus opiniones, de conformidad con las normas internacionales y llevar a cabo todas las medidas necesarias para proteger a las mujeres y las niñas contra la detención arbitraria y el hostigamiento”.

En cuanto a las mujeres que se encuentran detenidas el CEDAW manifestó su preocupación por los informes de que las detenidas son objeto de violencia y que muchos de estos casos no se investigan adecuadamente y no son procesados.”En particular los informes de que la jueza María Lourdes Afiuni fue detenida arbitrariamente y sometida a violencia sexual durante su detención dijo el Comité subrayando que “la investigación iniciada por el Estado Parte aún no ha producido ningún resultado”.

El Comité le invitó a “investigar y enjuiciar todos los casos de detención arbitraria de las mujeres y la violencia contra ellas durante su detención, incluyendo el caso de la jueza María Lourdes Afiuni y compensar a las víctimas”.

La relatora del informe de Venezuela y miembra del CEDAW Silvia Pimentel declaró a Panorama Diplomático que les preocupa en especial el acceso a la justicia y el caso de Afiuni es vital y paradigmático “pues refleja el vacío de justicia que enfrentan las mujeres en Venezuela”. “Nuestra más grande preocupación es que los responsables de actos violentos contra la mujer sean llevados a la justicia y sean procesados”, afirmó la jurista brasileña.

“El tema de la juez Afiuni es un tema muy importante porque esto significa algo muy especial para Venezuela en términos de que el país viva efectivamente su propuesta socialista de una manera democrática y respetuosa de los derechos de todos los hombres y mujeres”, valoró Pimentel.