La ONU pidió a los Estados proteger la labor de la sociedad civil ante las organizaciones internacionales

por | 09-07-2018

En el último día de su 38. ª sesión, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU adoptó una resolución para proteger el espacio de participación de la sociedad civil en las organizaciones internacionales y regionales.

“A nivel mundial, el espacio para la sociedad civil es cuestionado y se está reduciendo. Actores de la sociedad civil siguen enfrentando amenazas, ataques, represalias y actos de intimidación”, afirmó el pasado viernes en Ginebra el embajador de Irlanda, Michael Gaffey, al presentar su proyecto de resolución ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, horas antes de que concluyera su 38. ª sesión.

En el texto, promovido por las delegaciones de Irlanda, Chile, Japón, Sierra Leona y Túnez, y preparado en consulta con organizaciones de la sociedad civil, se reconoce su rol en la defensa y promoción de los derechos humanos, se destaca la importancia de que pueda trabajar en un entorno “seguro y propicio” y se expresa gran preocupación por el uso de disposiciones jurídicas y administrativas internas “para intentar obstaculizar la labor de la sociedad civil y poner en peligro su seguridad”.

Esta es la cuarta vez que el Consejo adopta una resolución similar a pesar de que sus usuales detractores, China, Rusia y Pakistán, presentaron varias enmiendas para intentar debilitarla.

“Al participar en organizaciones regionales e internacionales, la sociedad civil debe evitar las motivaciones políticas y perjudicar la soberanía y la integridad territorial de los Estados miembros”, declaró la delegación de China al presentar las enmiendas. Por su parte, Pakistán añadió que “el trabajo de la sociedad civil y su participación en los países debe adherirse a los marcos legales nacionales”.

Asimismo, Rusia y China presentaron una tercera enmienda en que se proponía eliminar el informe del alto comisionado de la ONU sobre los derechos humanos como punto de referencia. Dicho informe, en materia de procedimientos y prácticas con respecto a la participación de la sociedad civil en organizaciones regionales e internacionales, fue calificado por China de “controversial” e “inapropiado”.

Por su parte, la delegación de Chile tomó la palabra y advirtió que, de ser aceptadas, las enmiendas “socavarían la esencia misma del texto, dejando de reflejar fielmente los desafíos en materia de participación que enfrenta la sociedad civil, desvirtuando el real marco jurídico por el que se rigen”.

Las enmiendas, que se votaron individualmente, fueron finalmente rechazadas y la resolución fue aprobada con 35 votos a favor, 11 abstenciones y ningún voto en contra. Para John Fisher, director en Ginebra de Human Rights Watch, esto último constituye un fuerte respaldo del Consejo al rol de la sociedad civil.

En virtud de lo dispuesto por esta resolución, al alto comisionado de la ONU para los derechos humanos elaborará un informe sobre los progresos en “la mejora de la participación de la sociedad civil en las organizaciones internacionales y regionales”, y lo presentará al Consejo en junio de 2020.