Por: Gabriela Sotomayor

 

Ginebra, 30 de junio.- El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) urgió al gobierno de México a ampliar las investigaciones sobre el caso Tlatlaya a un año del suceso.

En ese contexto, el Alto Comisionado reconoció que un oficial y seis soldados están en espera de juicio, relacionado al caso. No obstante, ACNUDH hizo un llamado a las autoridades mexicanas para “ampliar sus investigaciones con el fin de incluir a las autoridades civiles y militares que podrían asumir la responsabilidad por las presuntas ejecuciones extrajudiciales y violaciones de derechos humanos cometidas el 30 de junio de 2014″

“Un año después de la matanza de 22 personas durante una operación de las fuerzas militares, según se informa, en contra de una banda criminal, en Tlatlaya, en el Estado de México, seguimos pidiendo justicia y reparación para las víctimas”, dijo la portavoz del ACNUDH, Cécile Pouilly, en un comunicado.

“La Comisión Nacional de Derechos Humanos de México estima que al menos 12 de las muertes fueron ejecuciones extrajudiciales”, señaló. “Tres mujeres que presenciaron el incidente también presuntamente sufrieron violaciones de derechos humanos, incluyendo ser detenidas arbitrariamente y torturadas”, agregó.

Al igual que en cualquier caso relacionado con presuntas violaciones por parte de los agentes de seguridad de los principios de legalidad, proporcionalidad y necesidad aplicable del uso de la fuerza, “se requiere una investigación pronta, exhaustiva, eficaz, independiente e imparcial”, indicó.

Según ACNUDH, la investigación de estos casos y llevar a los responsables ante la justicia “es la mejor manera de garantizar que tales violaciones no vuelvan a ocurrir”.