Venezuela denunció en la ONU “agresiones multiformes” contra el Gobierno de Nicolás Maduro

por | 28-02-2017

En su alocución ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, la canciller Delcy Rodríguez aseguró que Venezuela sufre agresiones económicas por oponerse a un modelo de desarrollo al que llamó “ignominioso e inmoral”.

Delcy Rodríguez, canciller de Venezuela

En un encendido discurso hoy martes en Ginebra, la ministra de Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, denunció ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU “agresiones económicas multiformes” contra el Gobierno de Nicolás Maduro por ser “un objetivo imperial”, según reveló la Agencia France Presse (AFP).

“Tenemos que denunciar (…) cómo a Venezuela los poderes imperiales la han determinado y la han seleccionado como un objetivo imperial, contra su modelo de derechos humanos, que es inclusivo, que es universal. A pesar de las agresiones económicas multiformes contra nuestro país, Venezuela exhibe cifras poco conocidas, que los pocos países desarrollados pueden mostrar a la humanidad”, dijo la ministra.

Al respecto, citó “un 74 % en inversión social”, sin mayores explicaciones, y afirmó que “la cifra de desigualdad arroja una de las más importantes en nuestra región, como muestra de (…) la disminución de la desigualdad, con un índice de Gini de 0.38 % (sic)”.

Venezuela es uno de los ocho Estados de América Latina y el Caribe (con Bolivia, Brasil, Cuba, Ecuador, El Salvador, Panamá y Paraguay) que integran este Consejo, máximo órgano de la ONU en materia de derechos humanos, compuesto por un total de 47 Estados elegidos por el voto secreto de la Asamblea General.

“Sobre Venezuela hay un proceso de agresión continua que pretende la intervención de nuestro país, y causar profundas heridas sociales mediante la violación masiva de sus derechos humanos”, resumió la canciller.

“Hace apenas una semana, nuestro jefe de Estado, el presidente Nicolás Maduro, entregaba 1 500 000 viviendas en medio de contrariedades económicas (…), de la guerra económica (…), de la caída de los precios del petróleo: Venezuela mantiene su capital social y su modelo irreversible en materia de derechos humanos, y es lo que la hace una amenaza para este orden económico capitalista, internacional, financiero, causante de sufrimiento a la humanidad”, añadió Rodríguez.

“Tenemos que construir un nuevo orden (…) donde los poderes financieros causantes de pobreza y de desigualdad tengan una camisa a la fuerza y les impida, justamente, la violación de estos derechos humanos”, proclamó la ministra venezolana.

“Llamamos (…) a la unión de los países. El presidente Maduro, en su condición de presidente del Movimiento de Países no Alineados, ha llamado también a alzarse contra este orden internacional injusto y a la conformación de un frente mundial por la paz, contra la intolerancia, contra el odio, por el diálogo de civilizaciones e interreligioso”, propuso la canciller venezolana.

“Así ha llamado también el papa Francisco, quien ha denunciado a este sistema (…). Queda poco tiempo para preservar y salvar a la humanidad de este modelo ignominioso e inmoral”, concluyó la canciller venezolana.